El dolor se sincera con mi alma, se apodera de mi sentido y me produce una fuerte punción en el pecho.
Mi garganta se seca, mis ojos progresivamente se llenan de lágrimas hasta que inundan por completo mi mirada que se ha perdido en el horizonte esperando verte llegar.
Es recién ahi que noto la angustia de significar tan poco para vos, ser día a día ser eso que te satisface y a la vez evitas; eso que llena tus espacios y vacía a la vez los míos.
Porqué crees que puedo ser feliz acaso en un paisaje que esté ajeno a tus ojos...?
Aunque parezca exagerado, precipitado y fuera de toda lógica te siento dentro mío, te pienso; lo que hace que me desgarre y muera segundo a segundo a la espera de tu abrazo.

10 comentarios:

eMe dijo...

ouch. duele. más para aquellos que alguna vez sentimos lo mismo. sé lo que decís, ya charlamos hoy. me alegra que esto haya pasado. lindas y tristes palabras. beso!

Brayanus Muchus (corruptus in extremis) dijo...

por que tanta tristeza!

podria ser peor

podrias ser flogger....

Sebastián A. Romero dijo...

es triste, pero esta buenisimo

AleLo dijo...

mmm el amor.... un feroz condimento de la vida....
besososososo
y basta de melancolía!!!!!!!!!!

Eleanor Rigby dijo...

jajaja...!

Está bien..menos melancolía,...ya veremos.

Sortilegio dijo...

Un poco tarde te contesto.
Es a eso a lo que me refería.

Cuando decis que entras en contradicciones, creo imaginar por lo que pusiste que sabes, que es más que normal y común tenerlas. Si las tenes, sos un ser humano jejeje.
Igualmente creo que todos alguna vez nos preguntamos (o deberíamos) si queremos o debemos ser, por ahí a veces uno lo evita por no querer ver como son las cosas realmente pero es así.

Con respecto a tu texto, esta muy bueno, el dolor como la felicidad son parte de la vida y hay que tomarlos como eso, solo parte de la vida.

Un saludo.
Emi

Gamar dijo...

Es angustiante el dolor dentro, pero con los años se aprende que es mas doloroso el afuera.
Besos desde muy lejos

Yoni Bigud dijo...

Ergo, tiene que encontrar la manera de dejar de sentirlo. De dejar de pensarlo. Pero sobre todo, tiene que dejar de esperar su abrazo, así deja de morirse cada segundo.

Un saludo.

Noralí dijo...

Son palabras tristes y angustiantes, pero lo bueno es lo bien que uno se siente cuando esos estados pasan y nos queda seguir viviendo y creciendo. Te quiero mucho amiga...

Brayanus Muchus (corruptus in extremis) dijo...

escribite algo pebeta!

cuando trabajo de noche me pinta internetear, de mañana no tanto...