Noviembre eterno...3

Y un día te fuiste, tras la brisa calurosa de un diciembre denso y odioso.
Nunca fue tan complicado, nada acaso fuera más difícil.
Dónde se fueron tus palabras, tus dibujos, tu música?
En dónde te quedaste, que jamás nunca supe cómo volver a encontrarte?
Qué nos pasó, qué hizo que lo nuestro no fuera?

Mis huídas, nuestros encuentros extrañados, distantes, escondidos, mágicos.
Nuestras escaleras están en el mismo lugar, a veces paso, te busco, como si estuvieras allí, esperandome para sorprenderme...Llegué ese día nefasto, como dijimos días antes,
esperé como siempre a tus pasos sigilosos,
pero no te apareciste ahi, ni en ninguna otra parte.

No me has extrañado? Acaso esto es mentira o aquello otro lo fue?
No me resigno a quedar sin explicación alguna, me detengo en cada detalle,
cada palabra, si alguna alusión hizo que llegara a este desenlace. No encuentro nada, sólo preguntas.
Llevo mi atril a nuestros lugares, pinto tu pelo por entre el paisaje, oculto tu risa tras lo verde del Parque, encuentro tus ojos reflejados en el río, transparentes, tibios, y el perfume del verano se lleva para siempre nuestro amor y se pierde por completo entre la espesura de los árboles.

11 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Yo creo que las respuestas, aunque puedan tardar, siempre llegan en algún momento.

Un saludo.

Menage dijo...

apa, una foto de Las Nereidas,
voy cada finde con mi nene :)

Mariela Torres dijo...

¡Cuántas preguntas se tienen para los amores que no fueron! Yo no sé las respuestas.

Un beso.

Etienne dijo...

En realidad, nada en el amor es necesariamente una mentira, si no que en aquel momento era real y hoy ya no lo es. Lo dicho fue válido para ese momento; ahora puede ser lo contrario.
Y pasa y nos inspira. Y nos lleva a crear obras maestras con el dolor y la pena.
Besos!

Syd dijo...

Que dificil se me hacen estas entradas, me identifico tanto que el texto me llega directo, las preguntas, ese...

En dónde te quedaste, que jamás nunca supe cómo volver a encontrarte?

Ese me lo pregunte tantas veces que perdi la cuenta, pero no, no encontre la respuesta, solo segui caminando y volvi a retomar mis sonrisas, es lo mejor que pude hacer, creo yo.

Besote señorita, aunque el texto sea triste, escribes muy bien.

Thotila dijo...

Nunca le pude explicar mi ridiculo temor al fuego.
Quizas la miel dulce empalague, quizas, un fosforo se apague de un soplo.
Se que hubiera dado ese salto al vacio sin siquiera pedirselo.

Ridiculo temer lo que por dentro se tiene; Porque una pasion es una llama, y el tiempo la aviva como un incendio en un bosque; pero extingue una llama pequeña, como una leve corriente de aire a una vela.

Mi fuego me consumio hasta que solo quedo una sombra de mi, una cascara, un hombre vano.
No puedo volver a verla asi.

Eleanor Rigby dijo...

Yoni: las respuestas siempre llegan, pero no siempre estamos dispuestos a aceptar eso que nos dicen...seguramente en lagún puto inconsiente buscamos otra cosa.

Ménage: Uno de los momentos más hermosos de esta histora de amor tuvo sitio justito ahí...ni yo creí nunca que pudiera ser Lola Mora testigo de algo así.

Eleanor Rigby dijo...

Mariela: El amor está lleno de preguntas y muchas sin jamás una respuesta...se trata de vivir cada instante...cuando uno se termina de cuestionar, todo se termina.

Syd: Un gusto haber creado algo en lo que Ud se ha identificado tanto...los seres demasiado apasionados vivimos con intesidad cada instante de la relación que es imposible sortear este tipo de desenlaces tan inesperados o quizá tan dolorosos por la carga emocional que llevaban consigo.

Mis textos son tristes en su mayoría, mis dibujos, mis pinturas suelen ser así también, es algo que a todos mis mentores que impactaba de mi obra. No creo que cambie con los años, es algo anquilosado dentro que no se puede modificar.

Un beso!

Eleanor Rigby dijo...

Etienne: leí por ahí algo que no es tan desacertado "amar es dar lo que no se tiene a alguien que no es", uno siempre está perdiendo algo de sí cuando ama, y ama eso que no se explica, si bien hay alguiendonde se deposita, es también una ilusión de completud...
Aún así, y sabiéndolo, la entrega es total, el recuerdo plagado de nostalgia...y una cierta punción en el alma por eso que se ha perdido, de uno y del otro.

Eleanor Rigby dijo...

Thotila: tomo como un regalo este poema, es en verdad precioso, será acaso alter ego, complemento y/o continuación de éste.

Teagradezco muchísimo el gesto.

Un abrazo!

Nos estamos escribiendo

Luna dijo...

No hay nada peor que las cosas que terminan sin explicación. Son como heridas eternamente abiertas.


Besos